Ir al contenido principal

Historia de la hamaca

Esta es la historia de la hamaca: aunque no se sabe a realmente, se cree que las hamacas llegaron a México desde el Caribe, concretamente de Haití, La palabra hamaca en taíno significa árbol, viene del vocablo haitiano, hamac, que significa árbol. En resumen, no se sabe a ciencia cierta de dónde son las hamacas, pero si se sabe que se ataban de los árboles anteriormente.
Las primeras hamacas se tejían de la corteza del árbol de Hamack. Posteriormente esta corteza se sustituyó por el sisal como material preferido para la hamaca, debido a que esta planta abundaba más en el entorno natural y sus fibras eran más suaves y elásticas. En Yucatán se usaban diversos como era la fibra del henequén, llamada oro verde. El algodón se ha empleado sólo desde hace algunas décadas para la fabricación de hamacas.
En aquel entonces, los conquistadores detectaron que la hamaca consistía en una red formada de hilos gruesos y anchos claros, pendiente en el aire entre dos troncos de árboles a modo de bolsa colgante, para recostarse a descansar y para mecerse en vaivén entre sus mallas.
En el momento de la conquista española, los colonos españoles notaron el uso de la hamaca por parte de los aborígenes de las indias occidentales. No pudiendo los colonos españoles soportar el extremo calor de Yucatán, sobre todo en verano, idearon transformar en cama esa suave hamaca de traida de Dominicana. Y de aquí que se extendió tan velozmente su uso, que a los pocos años de gobierno colonial español, hasta los indios más pobres y modestos abandonaron sus camas de palos, sus esteras de esparto y sus tramas de sogas, para descansar entre la mullida y fresca red de cómodas hamacas.
Cristobal Colón, en la narración de su primer viaje, dice: "Un gran número de indios en canoas llegaron a la nave hoy con el propósito de intercambiar su algodón y hamacas o redes en las que duermen".
Con Cristobal Colón llegó la hamaca a Europa, donde se convirtió pronto, para muchos marineros europeos, especialmente franceses e ingleses, en un lugar para dormir muy valorado y generalizado en los barcos. Con esto, Cristobal Colón cambió la costumbre de los marineros de acostarse en camas duras de barco, verdaderamente incómodas. La hamaca en la marina europea duró 3 siglos.
El material utilizado para ello era un tipo de lona relativamente impermeable, por lo que estas hamacas navales resultaban poco higiénicas, además de ser más estrechas e incómodas. Sin embargo, esto no impidió a los ingleses utilizar la hamaca en el siglo XIX, incluso en sus prisiones: una hamaca no es sólo cómoda, ahorra también mucho espacio. 
Una de las razones por las que las hamacas se volvieron populares en Centro América y en Sudamérica fue su capacidad de proporcionar seguridad contra la transmisión de enfermedades, picaduras de insectos o mordeduras de animales. Al suspender sus camas del piso, los colonos estaban mejor protegidos de las serpientes, las hormigas mordedoras y otras criaturas dañinas.
En México, las hamacas se hacen en pueblos que rodean la ciudad capital de Yucatán, Mérida, y se venden en todo el mundo, así como a nivel local. La calidad de las hamacas modernas depende en gran medida de la calidad del material, el hilo y la cantidad de hilos utilizados. Las hamacas yucatecas están hechas en telar y tejidas a mano por hombres, mujeres y niños. Las hamacas son tan simbólica y culturalmente importantes para los yucatecos que incluso las casas más humildes tienen hamaqueros para hamacas en las paredes.
Y es que, aunque la hamaca está muy arraigada en la Península de Yucatán como en otras partes cálidas de México, también en otras naciones de Centro y Sudamérica se usa cotidianamente para descansar y dormir.
En el caso específico de Yucatán, es común que no existan en las habitaciones, camas como en otros sitios del país, sólo en hoteles o ciertas casas, pero en general, la gente duerme en hamacas y en invierno usa la cama por algunas cuantas semanas.
Eso sí, todas las casas de Yucatán, desde las grandes mansiones hasta las casas de paja están equipadas con hamaqueros fijos en las paredes, para sostener las hamacas.
Desde la Epoca Colonial y hasta mediados del siglo XIX, estos ganchos o hamaqueros eran de madera, y con el paso del tiempo se hicieron de metal de diversos tipos, que con ganchos en forma de ese, es de donde penden los brazos de las camas colgantes.
El proceso de hechura de la hamaca se ha ido perfeccionado, y de ser como una red de pescar con sus aberturas muy anchas entre nudo y nudo, ahora es un tejido más cerrado y suave al contacto, con hilos entrecruzados que se aprietan o aflojan a voluntad.
Entretanto las hamacas disfrutan en todo el mundo de gran popularidad (se calcula más de 100 millones de personas), en los que la hamaca posee una larga tradición a causa de su frescura nocturna y es utilizada como lugar de descanso diario, sustituyendo totalmente a la cama.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo instalar un hamaquero

Estas son las instrucciones de cómocolocar un hamaquero o gancho para hamacas. Se debe de hacer un agujero en la pared, a una altura de 1.85 metros, con diámetro de acuerdo a las dimensiones del hamaquero. Se debe de excavar a los lados, formando una bóveda (forma de campana). Si empotra un hamaquero en muro de ladrillo o tabique, se debe de amarrar una varilla de 20 cms, aproximadamente, para sujetar la platina. Al empotrar el hamaquero, se recomienda protegerlo con una bolsa de plástico o papel para que no se adhiera el cemento. En caso de caerle pintura, se debe de limpiar con estopa. No debe de usar espátula para ello. Para evitar chirridos, se debe de lubricar con vaselina neutra ó grasa donde hace fricción la ese con el hamaquero. El tiempo de secado de la instalación varia, en pared de block hueco, esperar como mínimo 72 horas antes de usarlos y en muros de otro tipo, se recomienda esperar una semana.

Consejos para evitar el calor en casa sin usar el aire acondicionado

Te compartimos algunas alternativas económicas para evitar el pago excesivo por consumo de energía eléctrica ocasionada por el uso excesivo del aire acondicionado provocado por el calor; también pueden ser útiles para quienes no tienen la dicha de permitirse tener aire acondicionado. Estas son algunas opciones para mantener temperaturas agradables en el hogar:
Focos. Utiliza focos ahorradores, los cuales no solo consumen menor energía eléctrica sino que no generan calor, a diferencia de los focos incandescentesCortinas. Conviene tener cerradas las cortinas durante las horas más calurosas. Las cortinas deben de ser idealmente de persianas ya que combaten mejor al calorHamacas. Si vives en el sureste o sur del país o bien, en la costa, recomendamos el uso de hamacas para el descanso, reposo o el sueño. Las hamacas mayas yucatecas son una buena opción. Su comodidad y frescura es idónea para mitigar el calor. Para ello debes de instalar hamaqueros o ganchos para hamacas en las recamaras d…

Ganchos para colgar hamacas

Dónde conseguir ganchos para colgar hamacas Cuáles son los ganchos para colgar las hamacas Cómo obtener los ganchos para colgar una hamaca Los hamaqueros son los ganchos que sirven para colgar una hamaca de la pared. Estos son los soportes o anclaje del cual se cuelgan las hamacas. Existen varios tipos de ganchos para hamacas: Hamaqueros económicos. No solo son de bajo precio, sino que el espacio que ocupan de la pared es reducido por lo que son muy discretos. En ocasiones se utilizan como la alternativa económica para casas minimalistas Hamaqueros clásicos. Son los ganchos tradicionales y los más extendidos en el gusto de la población Hamaqueros de baleros. Son los ganchos con un ingenioso sistema de baleros, por lo que no se producen ruidos, vibraciones, por lo que el sueño o descanso es más placentero Hamaqueros minimalistas. Son los ganchos discretos que ocupan poco espacio en la pared y por tanto son utilizadas en las casas estilo minimalista Hamaqueros para concreto. Son los gancho…